viernes, 26 de enero de 2007

Los accesorios de la ballesta

Vamos a dedicar un momento a los accesorios que se pueden añadir a las ballestas e incluiremos entre ellos a las Flechas, que no son ciertamente accesorias, pero que con la diversidad que se pueden encontrar en función de la actividad que vayamos a realizar puede variar notablemente. Algunos accesorios pueden ser más necesarios que otros, siempre depende del gusto de cada uno y de la relación entre precio/utilidad que presenten.
AYUDAS AL MONTAJE
ADAPTACIONES
CARCAJ
CORREA PORTADORA
CULATINES
EQPO. MANTENIMIENTO
ESTABILIZADORES FLECHAS (TUBOS)
FUNDAS
MALETAS
MIRAS
PLUMAS
PUNTAS
SILENCIADORES
SIST. ILUMINACIÓN

FLECHAS:son, al igual que en los arcos, la razón de ser de este arma, todo lo que se hace es para terminar arrojando una flecha hacia un blanco.
Una ventaja que presentan las flechas de ballesta al volar, es que van en línea recta, mientras que las de arco van "culebreando". Este factor se tiene en cuenta cuando se fabrican flechas para arco, pero en el caso de la de ballesta no, pueden ser más rígidas (lo que ocurre cuando usamos el mismo material para menores longitudes 16' ó 20' frente a las 28' ó 30' de las de arco)

Por el material del que se construyen la hay de madera, aluminio, fibra de vidrio y carbono. En cada caso debemos controlar el peso de la flecha siguiendo las indicaciones del fabricante sobre peso mínimo de la flecha o dardo a lanzar (completa, no sólo el tubo), en caso de que tiremos flechas de menor gramaje las palas sufrirán las consecuencias.

Las medidas de los vástagos de madera son estandarizadas (hay dos) salirse de ellas sin tener la certeza del material que usamos puede ser una aventura peligrosa.

Las flechas de aluminio vienen señaladas con cuatro números en el tubo, 2018 - 2117 - 2219 -2315 ... Para los que no los conozcan diremos que los dos primeros dígitos indican el DIÁMETRO EXTERIOR en 1/64 de pulgada, mientras que los dos siguientes nos indican el GROSOR DE PARED del tubo en 1/1000 de pulgada. El tipo de tubo para cada necesidad varía generalmente en función de la potencia de las palas, cuando se tira al blanco las flechas son más finas (menor diámetro) pero las utilizadas para la caza son más gruesas (mayor diámetro) todo ello por la potencia de cada caso (80-90lb frente a 150-185lb).

Los tubos de carbono también son utilizados, cada día más, al principio su uso era minoritario por presentar algunas limitaciones o inconvenientes (para cazar) en los primeros modelos que aparecieron, los actuales presentan una disposición diferente de las capas de carbono que evita que se formen astillas cuando chocan, dando en algunos casos resultados excelentes, son, actualmente, los más difundidos por las mismas empresas constructoras de las ballestas. Estos tubos de carbono también tienen una numeración que indica sus propiedades, aunque no es igual que la usada en los tubos de aluminio, generalmente indica la capacidad de flexión del tubo (spin) para las de arco pero para las de ballesta esto no es necesario y no viene indicado nada, sólo el nombre y el modelo de la flecha, indiferentemente de la potencia de la ballesta, el tubo en este caso debe ser "rígido", puesto que no necesita flexión, y ya está. Todos los fabricantes de flechas de carbono para ballesta han optado por regularizar el tamaño de los tubos, lo que les diferencia de las de arco con su gran variedad de modelos para cada potencia y apertura. En las flechas de ballesta se ha optado por que todos los tubos tengan un diámetro exterior equivalente al de una flecha de aluminio del calibre 2216, la otra indicación es la potencia de uso (por ejemplo para usar con ballestas de 150 a 200 libras).

CULATINES: los culatines que utilizan las flechas de ballesta son diferentes según el fabricante, aquellos que consideran que la cuerda debe enganchar con la flecha utilizan unos similares a los de las flechas de arco pero más resistentes, otros cuentan con una pequeña hendidura al final tipo "luna"(moon)(lo que condiciona el emplumado puesto que hay que tenerlo en cuanta para colocar la pluma "gallo" si emplumamos de a tres), por último, los hay que son completamente planos en material plástico o aluminio.

En el caso de hacer flechas de madera y ser el vástago macizo, no es necesario poner culatín a menos que tengamos un modelo de los primeros mencionados.

PLUMAS: las plumas son de dos tipos: las de goma (vanes) muy sencillas, más baratas y duraderas, y las de tipo natural (feather) más ligeras, presentan menos resistencia al viento y son más frágiles y caras.
Para gustos colores, y tanto unas como otras las encontraremos en gran variedad de colores, sus tamaños son estándar, desde 1 pulgada hasta 5 ó 6''.

Lo normal será poner 3 o cuatro plumas a cada flecha, más comúnmente 3, algunos prefieren poner 4 tanto en arco como en ballesta cuando se trata de cazar, aunque en algunos casos se han visto flechas con 2 ó 5 plumas.

PUNTAS: este accesorio presenta una diversidad increíble, podemos encontrar desde las tipo Field (campo) en acero, Bullet (bala) en bronce, NIBB al 7% o 9% para tirar al blanco, hasta una enorme diversidad para practicar la Caza; todas las que existen para arquería son útiles para la ballesta, no hay diferencias, sólo tenemos que adecuar nuestras puntas a la especie que vayamos a cazar (evidentemente no es lo mismo tirar a aves, conejos, ciervos, jabalíes, osos o búfalos) y estar pendientes de que cualquier cambio significativo en el peso de esa punta afecta a la puntería. En la página de enlaces encontrarás algunas direcciones de fabricantes con las características de sus productos.

Todas las puntas suelen variar entre los 75 ó 85 grains como mínimo hasta los 165 y en algunos casos 225 grains (no confundir con gramos, 1 gramo = 15,43 grain).

Las puntas pueden ser de 2, 3 ó 4 cuchillas, fijas ó móviles, con sistema de anclaje para evitar que se caigan del cuerpo del animal, con punta de metal endurecido, para pescar (tipo arpón), para pequeños animales (sin puntas ni filo, son como un tapón de goma para trasmitir la energía), para pájaros (con lazos), ...

MIRAS: todas las ballestas vienen equipadas con sus sistemas de puntería; para las de tiro al blanco (IAU) existen normas específicas de distancias máximas entre miras y el tipo a utilizar, cuando no se compite o se va de caza lo más práctico es una telescópica que esté a tono con el alcance que usamos (20m - 40m).

Se puede adaptar tranquilamente una mira telescópica con poco aumento (2X - 4X es suficiente) normalizada para carabinas de aire comprimido a precios bastante accesibles y con buenos resultados. Cuando se utilizan diópteros y pins con altas potencias las vibraciones suelen aflojar lar tuercas con las que están equipados mientras que las miras telescópicas son más estables, siempre conviene revisarlas cada pocos disparos y proceder al reapriete si en necesario.

Una variante de la mira es el llamado punto rojo, que nos proporciona la proyección de un punto rojo sobre el centro de la imagen que nos aparece en el visor, también se utiliza para caza.

Algunos han intentado adaptar un puntero láser para las ballestas, pero dada la pobre balística que presentan las flechas en comparación con las balas, los que se colocan sujetos a alguna parte del cuerpo sólo serían útiles para tirar a una distancia fija, a no ser que pudiésemos adaptarlo como la mira (sobre ella o en un lateral) eso siempre y cuando la ballesta disponga de un sistema de compensación de alcance.

CARCAJ: Con este nombre se designa a los diferentes tipos de contenedores para llevar las flechas. Los hay para colgar a la cintura, a la espalda, sobre el muslo o unidas al cuerpo de la ballesta (de forma lateral, transversal inferior, longitudinal inferior, ...).

La capacidad varía desde un mínimo de 3-4 flechas hasta un máximo de 6-8 en los acoplables al arma y una cantidad indeterminada (3-12) en los que se usan a la cadera. Los carcaj de caza llevan las flechas sujetas para que no produzcan ruido, mientras que los de tiro al blanco a la cintura son similares a los de arco y las flechas van sueltas en los tubos contenedores.

ESTABILIZADORES: adaptación o uso directo de los que se utilizan para arcos, se añaden a las ballestas de tiro al blanco, mientras que las de caza no utilizan ninguno salvo que alguien haya modificado alguna a nivel personal.

SILENCIADORES: (no tiene nada que ver con los de las armas de fuego, es evidente) el único elemento que es algo novedoso y se está aplicando para disminuir las vibraciones es el "salva palas" (limb saver), también llamado "champiñón" por su forma, que las absorbe y mejora tanto el rendimiento de las palas que componen el arco como su duración (al vibrar menos hace menos ruido, factor a tener en cuenta). Existen para ballestas con palas recurvadas, semipala entera con polea y semipala partida con polea -Quads-(exactamente lo mismo que en arquería).

En Excalibur han desarrollado el "Dissipator Bar". Este es un dispositivo que se coloca delante de las palas y mediante una barra equipada con unos tacos de goma absorben las vibraciones que se producen en las palas tras la salida de la flecha.

También como artilugio para disminuir el ruido y las vibraciones (en este caso de la cuerda) encontramos un viejo invento, los "silenciadores" tipo "string leech", "catwishers" o "castor", se colocan en las cuerdas y reducen el ruido que provocan en el disparo al resonar con la vibración (con una pequeña penalización en velocidad). En el caso de la ballesta al tener mucha más potencia que un arco, la duración de estos elementos es inferior.

Sims, el conocido fabricante de los silenciadores tipo "champiñón", ha desarrollado un kit para ballestas que incluye los Limb Saver (para los dos tipos de palas), dos String Leeches (para las cuerdas) y un bolt retainer dampener.

Ten Point ha desarrollado un equipamiento similar con tecnología de NAP (silenciadores de pala, de cuerda y de flechas).

Horton ha trabajado en esa línea con unas bandas de material que se comporta como sólido y líquido que adherido a las palas, y a cualquier elemento susceptible de producir sonido por vibración, se encarga de eliminar el ruido producido. (Sound Stoper Strips)

AYUDAS AL MONTAJE (TENSADO): ya existían en la Baja Edad Media y dada la potencia que tenían algunos modelos no había otra forma de tensarlas.

Consisten en una serie de artilugios que nos faciliten el llevar la cuerda a su posición de tensado y sujetarla con el sistema que posea nuestra ballesta. El más sencillo es una cuerda que, pasando por la parte posterior de la base de la mira, engancha la cuerda por los laterales del cuerpo central con dos piezas de plástico y reducen el esfuerzo en un 50%.

El resto de sistemas implica el uso de mecanismos con engranajes, manivelas, palancas, ... que como se puede deducir aprovechan las ventajas de estos principios para multiplicar la fuerza de nuestro cuerpo y convertir la carga en una tarea menos agotadora (sin embargo se tarda más tiempo en cargar y primero hay que colocar el aparato en posición, con lo que se alarga más aún el tiempo necesario para volver a estar dispuesto para tirar).

Son una gran ayuda cuando el tirador tiene alguna deficiencia (física) que le impida realizar el esfuerzo que lleva tensar la cuerda de la ballesta, recordemos que 150 lb equivalen a unos 70 kg y hacer ese esfuerzo correctamente (coordinación de piernas, brazos y espalda) una o dos veces no es lo mismo que hacerlo unas 75 ó 80 veces. Una o dos veces corresponde a un cazador, puede que sólo lo haga ese número de veces en un día cazando, mientras que el otro número corresponde a un día tirando dos series de 30 flechas a dos distancias, incluyendo algunos tiros de prueba para ajustar.

En el caso de personas muy discapacitados también existen versiones de estos artefactos con motores eléctricos, que realizan totalmente el trabajo de tensado de la cuerda.

Fabricantes como BARNETT, TEN POINT (HUNTER), HORTON Y EXCÁLIBUR incluyen uno o varios de estos accesorios. (En unos pocos estados dentro de los EE.UU. sólo permiten la caza con ballesta a los discapacitados físicos, motivo suficiente para que se desarrollen estos elementos en un mercado que puede tener miles de aficionados/clientes sólo en un estado)

FUNDAS CONTENEDORAS: como se puede suponer, son forros de material flexible para guardar las ballestas, exteriormente tienen una forma inconfundible, pueden ser impermeables y hay modelos en camuflaje de varios tipos.

Sencillas, permiten mantener la ballesta limpia. Su inconveniente es que no protegen de los golpes como las maletas rígidas, en cambio su ligereza y el ser lavable son puntos a su favor. Algunos modelos disponen de bolsillos para llevar accesorios.

Hay diversidad de fabricantes, genralmente cada fabricante tiene en el mercado uno modelo propio o incluso varios con los que satisfacer las demandas de los consumidores.

MALETAS: son rígidas, normalmente de plástico o fibra y con más o menos refuerzos en cantos y esquinas. El interior varía según modelos y marcas y pueden disponer de separaciones para los distintos accesorios y herramientas que deseemos llevar, también lleva acomodo para una cantidad adecuada de flechas (más de 12).

Ventajas en cuanto a su resistencia a los golpes, material lavable, ... En su contra el peso y que cuando sacamos la ballesta no podemos doblarla para que ocupe menos sitio como es el caso de la funda.

Al principio la mayoría de los modelos son de las maletas usadas para arquería, en ninguna de las que he visto se puede guardar una ballesta completa, hay que proceder al desmontaje de la misma, aunque la mayoría de las que podemos encontrar pueden dividirse fácilmente en dos o tres partes (arco, cuerpo, estribo) con lo que sólo nos queda buscar la más adecuada a nuestro modelo con las medidas que nos ofrecen los constructores de maletas.

Seguramente impulsadas por el auge de mercado de las ballestas de caza en USA y Canadá, algunos fabricantes han desarrollado modelos exclusivamente para ballestas.

Ahora la casa SKB ha sacado por fin al mercado una maleta rígida para ballestas, se trata del modelo 8000. (SKB-8000)

También HORTON ha sacado al mercado un modelo de maleta rígida para ballesta con espacio para los accesorios más comunes, flechas, ... tiene la ventaja de incorporar ruedas para desplazar la maleta cuando la llevamos por pasillos,...

La marca PLANO, asimismo, ha sacado un modelo de plástico rígido que es específico para ballestas, es más económico y sencillo que los dos anteriores (SKB y HORTON) y también fabrica una variante con el logotipo de TEN POINT que distribuye esta marca.


LA última en incorporarse a este grupo ha sido el fabricante FLAMBEAU, que ha sacado otro modelo de plástico rígido de similares características que los de PLANO y HORTON. Todas son marcas USA.

EQUIPO DE MANTENIMIENTO: como mínimo debe constar de cera para la cuerda, aceite lubricante del rail o carril, aceite para las demás partes móviles (poleas, mecanismos de la caja del gatillo), paño de limpieza.

La cera la aplicaremos cada vez que sea necesario sobre las cuerdas, pero no en la zona central (la parte reforzada que se mueve sobre el rail de lanzamiento y que, en contacto con la flecha, la empuja). Su uso prolonga la vida de la cuerda.

El aceite lubricante de rail se aplica sobre este elemento de la ballesta para facilitar el desplazamiento de la cuerda sobre él y disminuir el rozamiento que se produce cuando empuja a la flecha. Aumenta (mucho) la vida de la cuerda, puesto que este el el punto más débil y que hay que vigilar constantemente y favorece una velocidad constante de salida.

Aceite para las poleas y demás partes móviles, como toda pieza en movimiento conviene tenerla bien engrasada y así no tener pérdidas de eficacia por mal mantenimiento que pueden darnos algún disgusto. Ninguna pieza móvil debe "gruñir" cuando se mueve, es síntoma claro de que no está lubricada o limpia. Cuando procedamos al aceitado o engrase, es importante eliminar todo el aceite sobrante (no debemos quedarnos cortos ni pasarnos) para esto vale con un paño o papel que absorba lo que está de más.

Después de cada uso conviene revisar todos los componentes de nuestra ballesta, así como los accesorios y limpiarlos para guardarla en perfectas condiciones. Algunas partes son más propensas a ensuciarse como el estribo, las flechas, el rail, parte posterior del cuerpo, pistolete y culata.

No podemos olvidar el juego de herramientas, generalmente llaves Allen en medida de fracción de pulgadas, destornilladores y otro tipo de llaves que proporcione el fabricante, que nos permitan montar y desmontar la ballesta en sus distintos componentes, así como mantener apretados todos los tornillos que ésta lleve, no debemos dejar nunca de revisarlos, un tornillo suelto puede dar lugar a un incidente/accidente muy serio.

Tampoco estaría de más contar con repuestos de aquellos componentes que puedan desgastarse con facilidad para tenerlos a mano en caso necesario. Aunque siempre debemos hacer una revisión completa de la ballesta antes de salir a usarla.

SISTEMAS DE ILUMINACIÓN: cuando estamos cazando animales de hábitos nocturnos, como es el caso de los jabalíes, y siempre que esté autorizado por las normativas de cada lugar (en España no se permite el uso de dispositivos que deslumbren a las piezas), se puede acoplar a nuestra ballesta un foco, linterna o similar que a nuestra discreción (pulsando un botón generalmente, las armerías y revistas ofrecen diferentes modelos) nos ilumine la zona delante del arma y donde se supone que está la pieza a cobrar. En algunas comunidades autónomas, sus leyes de caza permiten el uso de linternas para los aguardos de jabalí EXCLUSIVAMENTE y con la única finalidad de identificar al animal en las duras condiciones de las noches en las que a ojo no se puede comprobar a qué animal le vas a tirar, y poder cumplir las restricciones que la orden de veda te impone (no tirar a hembras paridas, animales del año, ....)

Este sistema es totalmente delator de la posición del cazador, por lo que se hace necesario tener una idea precisa de dónde está el animal porque el tiempo de que se dispone para el disparo es de unos pocos segundos (el animal primero estará sorprendido por esa fuente de luz, pero no va a estar toda la noche en el mismo sitio).

Por si alguien se lo plantea también existen visores nocturnos para armas, ya sean de intensificación de imagen (segunda y tercera generación) y hasta alguno que funcione por detección de infrarrojos (calor corporal) pero aparte de uso policial/militar y en seguridad, están PROHIBIDOS, su uso para cazar es ilegal por completo, al igual que los silenciadores de las armas de fuego.

CORREA PORTADORA: sencillo accesorio que nos permite colgarnos la ballesta a la espalda cuando nos desplazamos de un lugar a otro y nos permite tener las manos libres.

Se pueden adaptar las de fusiles o usar directamente las que nos ofrecen los fabricantes de ballestas, en materiales impermeables, con cosido acolchado y telas en negro o diversas variantes de camuflaje.

ADAPTACIONES: aquí como adaptaciones nos referimos a las que se realizan para que pueda ser utilizada por tiradores con graves deficiencias físicas, diferentes de la ayuda al tensado, como es el caso de personas en sillas de ruedas, sin un brazo o con el brazo paralizado, sin una mano, ...

Existen empresas que dadas las específicas condiciones de un tirador en particular, realizan la adaptación necesaria individualmente. Proporcionan una vía para aquellos que presentando una discapacidad grave que afecte a los miembros (superiores principalmente) deseen practicar este deporte
JC काब्रेरा
http://www.flechas.info

Nos mudamos

Visite la nueva pagina de la Asociacion
www.ballestaperu.com